Instalación de placas solares para comunidades de vecinos

La instalación de placas solares fotovoltaicos también es posible en comunidades de vecinos o edificios a través del autoconsumo compartido.

Descubre cuánto podéis llegar ahorrar entre tus vecinos a través de un pre-estudio personalizado. Pídelo ahora sin compromiso.


    He leído y acepto la política de privacidad

    Disponible para comunidades de vecinos, empresas que ocupan un solo edificio de oficinas, zonas industriales y zonas residenciales.

    ¿Qué es el autoconsumo compartido?

    El 65% de la población española vive en viviendas dentro de comunidades de vecinos siendo esta la proporción más alta dentro de Europa. Esta situación aumenta la importancia del autoconsumo solar compartido en el sector fotovoltaico.

    En España, el autoconsumo solar colectivo se ha convertido en una realidad gracias a la aprobación del Real Decreto 244/2019 impulsado por la Unión Europea. Esta nueva normativa significa que ahora es posible compartir las placas solares con otros consumidores cercanos a nuestra residencia.

    Existen diferentes modelos de autoconsumo colectivo dependiendo de si el edificio es residencial, comercial o ambos, del espacio disponible para instalar las placas solares, del precio que tengamos que pagar y de los acuerdos entre los distintos consumidores.

    Requisitos para el autoconsumo colectivo

    Los consumidores de energía renovable deben estar en conexión en el mismo punto de alimentación de la red (centro de transformación) en la parte correspondiente a baja tensión (BT).

    Los participantes deben estar registrados con el mismo número de registro de la propiedad (referido a los primeros 14 dígitos de la referencia catastral).

    Entre los participantes no puede existir una distancia superior a 500 metros entre la planta de energía solar y cada consumidor.

    Todos los consumidores deben pertenecer al mismo modelo de autoconsumo solar compartido.

    Los participantes deben firmar un acuerdo de reparto de energía que consiste en asignar a cada propietario la parte proporcional de la instalación.

    *Existe la posibilidad de incorporar en un futuro nuevos consumidores asociados que deberán abonar las cuotas correspondientes hasta ese momento y los intereses devengados.

    *Todos los propietarios-vecinos dispondrán de acceso a los datos de producción del sistema y conocer así la energía total generada

    Contrato de reparto de energía de autoconsumo colectivo

    El contrato debe estar firmado por todos los participantes. Debe definir los criterios de reparto de la energía producida y contener:

    • Forma en la que la unidad de autoconsumo colectivo se consumirá a sí misma.
    • Código de Autoconsumo (CAU)
    • Consumidores relevantes: NIF, CUPS y factores de distribución.
    • Unidades generadoras relevantes.

    Modelos de autoconsumo solar compartido

    Autoconsumo
    colectivo

    Sin excedentes

    Los consumidores asociados se benefician de la energía generada de forma inmediata pero no podrán beneficiarse de la energía excedentaria que pudiera producirse.

    Para ello, es necesario un sistema de anti vertido que eviten que la energía se trasfiera a la red.

    La planta fotovoltaica trabajará con una menor intensidad evitando el deterioro natural pero el aprovechamiento de la instalación es menor al no beneficiarse de la compensación económica en la factura de electricidad por el sobrante de energía.

    Existe un contrato conjunto de los propietarios con la distribuidora y cada consumidor cuenta con su propio contador de consumo.

    Con excedentes

    SIN ACOGIDA A COMPENSACIÓN

    Existen varios consumidores asociados. Los excedentes no auto consumidos se venderán al mercado. Será necesario que el propietario de la instalación fotovoltaica sea considerado como productor de energía.

    Existen dos opciones:

    • Firmar un acuerdo de representación con alguna empresa comercializadora.
    • Darse de alta como productor en el Registro Administrativo de las Instalaciones de Producción de Energía Eléctrica.

    CON ACOGIDA A COMPENSACIÓN

    Son instalaciones conectadas antes de los contadores individuales de forma que no estén conectados directamente a la red interior de ningún consumidor del edificio.

    Para ello, será necesario un contador de energía solar que determine la capacidad de la instalación en cada momento y pueda repartirse la energía proporcionalmente a cada propietario.

    Beneficios de una instalación de autoconsumo solar compartida

    Menor inversión inicial

    Al compartir los equipos fotovoltaicos, es posible aprovechar las economías de escala y producir más energía a menor coste.

    Aprovechamiento de la superficie disponible

    Se dispone de espacio suficiente para un funcionamiento óptimo del proyecto fotovoltaico.

    Amortización de la inversión rápida

    Al requerir una inversión inicial menor, supone un menor periodo de amortización de los costes iniciales.

    Generación de energía limpia

    Se ahorra en el consumo energético reduciendo así la huella de carbono y ayudando a combatir la emergencia climática.

    Tipos de autoconsumo colectivo

    Comunidades de propietarios

    Puede ser solicitada por cualquiera de los propietarios y deberá ser aprobada por al menos el 30% de los miembros.

    Si más de un propietario desea instalar el autoconsumo colectivo, se debe firmar un acuerdo de reparto que estipule cómo se distribuirá la producción de energía según la proporción.

    Si además se quiere incluir las zonas comunitarias, deberá ser aprobado por el 60% de los propietarios.

    Zonas industriales comerciales y de oficinas

    Cuando dos o más empresas deciden compartir una instalación fotovoltaica industrial.

    Una empresa instala paneles solares y acuerda compartir el sistema fotovoltaico con otras dos empresas cercanas de forma que:

    – Pueden conectarse directamente a las instalaciones interiores de una de ellas (en la medida en que lo permita la normativa) y empezar a compartir la energía a través de los excedentes.

    – Se instala una conexión a la red basada en un factor de reparto.

    Si la demanda de energía aumenta y no hay espacio suficiente en el complejo ya instalado, es posible instalarlo en otro edifico del sector implicado (a una distancia máxima de 500 metros).

    Zonas residenciales

    Las zonas residenciales con varias viviendas unifamiliares pueden beneficiarse del autoconsumo colectivo instalando los equipos necesarios en las zonas de forma compartida y beneficiándose igualmente de los horros de instalación y mantenimiento.

    Si tu edificio está pensando en sumarse al autoconsumo colectivo

    ¡contacta con nosotros!

    Estudiamos minuciosamente vuestras necesidades, consumo y presupuesto para poder diseñar la instalación que mejor se adapte a vuestro edificio.


      He leído y acepto la política de privacidad

      ¿Necesitas ayuda?